Grey Gardens, lo que Jackie Onassis quiso ocultar.

Grey Gardens, lo que Jackie Onassis quiso ocultar.

Grey Gardens era la casa dónde Jackie Onassis vacacionaba con su familia cuando todavía era una bella adolescente sin novios pomposos con perfiles políticos, pero con el pasar de los años Grey Gardens se convirtió en una pesadilla dantesca, algo que Jackie quiso ocultar pero no pudo. Lo raro es que a ella no le era ajeno el hecho de manipular a la prensa a su favor (¿me vas a decir que no aprendió nada de JFK y su bureau?), sabía perfectamente como silenciar un escándalo mediático, pero su avaricia (¿tal vez?) le jugo una mala pasada; trató de acallar la situación que se vivía en Grey Gardens con todas sus fuerzas y derrapó en arena fina; debería haber puesto más morlacos en la mesa si no quería terminar con curitas en las rodillas. Quienes amamos el cine de culto se lo agradecemos, primeramente porque de haber frenado el escándalo no tendríamos esta joya bizarra, y segundo porque, seamos sinceros… ¿quién no se rió (un poquito) de la tía ridícula de un amigo/a? 

La realización de los hermanos Albert y David Maysles, considerados pioneros en el genero cinéma vérité americano, alimenta ese pequeño monstruo morboso que todos llevamos dentro, fenómeno característico de nuestra civilización. El documental muestra la cruda historia del día a día de Edith Bouvier Beale y su madre, Edith Ewing Bouvier Beale, prima y tía -respectivamente- de Jackie Onassis. 

Las ex aristócratas devenidas en seres psiquiátricamente inestables con delirios de nobleza llevan una vida ultra gótica entre basura, gatos, mapaches y zarigüeyas en la dilapidada mansión de Grey Gardens, ubicada en Georgica Pond, una playa en Hampton Este del estado de Nueva York en EEUU. Pero no todo es deprimente y nostálgico ya que dentro de lo arrabalero hay lapsos hiper-creativos en lo musical, teatral, escenográfico y hasta en materia de moda o estilismo; madre e hija podrían ser consideradas unas adelantadas en moda sustentable dado que a falta de dinero debían improvisar sus outfits: como convertían manteles y repasadores en turbantes (para ocultar la alopecia, en el caso de la hija) o sweaters y faldas vintage en capas.

Protegiendo sus tobillos con collares antipulgas, los hermanos Maysles se adentran en la decadencia absoluta de Grey Gardens logrando una conexión ultra familiar con las parientas directas de Jackie Onassis al punto de incluirse ellos mismos en el film generando así un ambiguo sentimiento entre la empatía y la vergüenza ajena. 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
modernaoriental

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>